EMPRESAS DIVERSITY-FRIENDLY

Hay conceptos que se ponen de moda, las modas pasan, y se olvidan. ¿Es “diversity-friendly” simplemente una moda pasajera? Esperemos que no.

Lo que sí sabemos es que hoy en día, muchas empresas se esfuerzan por ser «diversity-friendly» adoptando medidas concretas como la implementación de programas de capacitación en diversidad e inclusión, la creación de comités dedicados a la diversidad, y la revisión y adaptación de políticas de recursos humanos para garantizar la igualdad de oportunidades.

Este concepto ha ido evolucionando y en la actualidad sigue en curso, ya que la sociedad y las empresas continúan reconociendo la importancia de la diversidad para el éxito a largo plazo. Pero, para que la diversidad y la inclusión sean una realidad en las empresas es importante no caer en la realización de varias actividades desconectadas que no se traducen en nada en concreto.

Para construir una empresa comprometida con la equidad, diversidad, e inclusión hay que empezar por el tejado, y es que el compromiso de la alta dirección es clave. Esto se refleja en la formulación de políticas claras, asignación de recursos y liderazgo visible en la promoción de la diversidad en todos los niveles de la organización.

Una vez tenemos el tejado, podemos empezar a trabajar en otras áreas, por ejemplo, adoptar prácticas de contratación que busquen activamente la diversidad. Esto implica utilizar estrategias para llegar a una amplia gama de candidatos, eliminar sesgos en los procesos de selección y garantizar que los equipos de contratación estén capacitados en diversidad.

¿Cuándo se incurre en un proceso de selección no inclusivo? Cuando se formulan preguntas que no están relacionadas con la capacidad para realizar el trabajo, cuando publicamos ofertas de empleo con requisitos discriminatorios o en lenguaje poco inclusivo. Cuando no proporcionamos adaptaciones razonables en el proceso de selección para personas con discapacidades o siempre que tomemos decisiones sesgadas.

Es cierto que los sesgos cognitivos son una parte intrínseca del pensamiento humano, pero la buena noticia es que, es posible limitar su impacto. La conciencia social y el trabajo por la igualdad son pasos importantes hacia la construcción de un entorno más inclusivo.

 La discriminación laboral persistente es una preocupación significativa y abordarla requiere esfuerzos continuos. Las empresas desempeñan un papel crucial en este proceso al adoptar prácticas que fomenten la diversidad e inclusión. Esto no solo implica contratar personas de diversas procedencias y culturas, sino también crear un ambiente que respete y valore las diferencias individuales.

Cada paso cuenta para construir un entorno laboral más equitativo.

 

BARRERAS A LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS I: LOS ERRORES DE PROCEDIMENTO